¿Qué es el Linfedema?

18 de marzo de 2015 0 comentarios
El linfedema es un cúmulo de líquido en una extremidad o zona del cuerpo, ocasionando sensación de pesadez, hinchazón y endurecimiento del territorio afectado. 

Puede aparecer por una alteración congénita (PRIMARIO) o por una interrupción o compresión de los vasos linfáticos ocasionado por tumores o cirugías (SECUNDARIO).

En nuestro caso, hablaremos del secundario a cáncer de mama, por ser la secuela más importante después de la cirugía y tratamiento del mismo, si bien, de manera menos usual, puede aparecer tras un cáncer de próstata o útero, cuando ha sido necesaria la extirpación de ganglios y en algunos casos en la zona de cuello y cabeza.

 

RIESGOS DE APARICIÓN


El tiempo de aparición del linfedema es variable, aunque se estima que en el 81% de los casos aparece durante los dos primeros años después de la cirugía o radioterapia. 

Las pacientes con extirpación de ganglios axilares, poseen un 17% de posibilidades de padecer linfedema, aumentando este riesgo a un 25% en elcaso de haber recibido radioterapia en la zona periaxilar. 

 

SÍNTOMAS


El síntoma más temprano y destacable del linfedema, es la sensación de “acorchamiento y pesadez” que algunas veces vienen acompañado de limitaciones articulares (en el caso del brazo). 

Posteriormente aparece endurecimiento, sobre todo en la cara posterior del brazo y el codo y un aumento de volumen que por norma suele ser de manera muy lenta. Este aumento de tamaño del brazo es algo a lo que la mujer deberá adaptarse, ya que supone un cambio físico en ocasiones, que supone una merma en el estado de ánimo de la persona. 

El linfedema precisa cuidados para mejorar su pronóstico, sinedo necesario incorporar en los hábitos de vida cotidianos las pautas y recomendaciones que dan los fisioterapeutas especializados.

Es importante conocer estos síntomas para poder prevenir la instauración del linfedema y realizar un tratamiento precoz de fisioterapia.

 

ETAPAS


El linfedema  pasa por diferentes estadios según su evolución:

1. Hablamos de un ESTADIO I: cuando hay ligera inflamación y sensación de pesadez. Una diferencia de más de tres centímetros entre el brazo del lado afectado y el contralateral y que es reversible si se eleva el miembro afectado.

2. Un ESTADIO II: donde el linfedema es también reversible, pero los signos de diagnóstico son más evidentes. 

3. ESTADIO III: donde el linfedema no es reversible con la elevación del brazo y la piel empieza a fibrosarse.

 

CÓMO PREVENIR EL LINFEDEMA



El cuidado de la piel es una de las principales armas para la NO aparición del linfedema. Es necesario tenerla limpia, hidratada y cuidarla de vapores y temperaturas elevadas. 

- Es necesario mover el brazo para mejor la circulación linfática, pero debe tenerse especial atención con los movimientos repetitivos y los artículos pesados, que pueden originar un aumento en la presión intersticial (en el espacio entre tejidos) ocasionando un linfedema. 

- Existen ejercicios recomendados para la prevención del linfedema que son entregados normalmente en la unidad de linfedema del hospital. También las asociaciones tienen fisioterapeutas especializados que podrán entregar estos ejercicios. 

- El deporte no está contraindicado, siempre y cuando no suponga un aumento de carga o fuerza excesiva para el brazo. 

- En cuanto a la alimentación, se recomienda disminuir el consumo de proteína animal y comer vegetales y frutas en abundancia. 

- La ropa no debe ser demasiado ajustada.

- NO puede pincharse con aguja en ese brazo ni tampoco tomar la tensión, ya que la integridad de la piel y el equilibrio de presión hidrostática son fundamentales para que el linfedema no aparezca.

 

¿QUÉ HACER CUANDO YA HA APARECIDO?


Cuando el linfedema ya se ha instaurado, éste puede mejorar, pero nunca desaparecerá del todo. Por este motivo, es necesario realizar los cuidados con el fisioterapeuta, los cuáles consisten en drenaje linfático (del cuál hablaremos en artículos posteriores), ejercicios específicos, medias de compresión, vendajes y cuidados higiénicos de la piel. 

Existe también una operación de microcirugía vascular, que consiste en unir un vaso linfático a una vena, para verter la linfa en la misma y ayudar al sistema linfático a evacuar el excedente de linfa de la zona o bien transponiendo ganglios de otra parte del cuerpo a la zona axilar para que los ganglios hagan su función de centro de filtrado y la linfa tenga su trayecto “natural”. Esta técnica, actualmente en auge, tiene resultados satisfactorios en un 47%, si bien los cirujanos están mejorando cada día más esta técnica, pudiendo ser a corto plazo, una buena solución para erradicar o al menos mejorar considerablemente los síntomas del linfedema.


  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Reconocimientos de Calidad

Top 10